• Pie de tomate de árbol
  • Post Slideshow Image

Pie de tomate de árbol

  • Pie de tomate de árbol
  • Post Slideshow Image

Pie de tomate de árbol

Cuando llegué a Ecuador odiaba el tomate de árbol. Poco a poco fui agarrándole gusto a esta fruta ácida que ahora considero una de las más deliciosas que nos ofrece la naturaleza. Por esas cosas absurdas de la vida, el tomate de árbol no se usa mucho más allá de hacer jugo con él y es por eso que he decidido traerles muchas recetas con tomate de árbol. Hoy comenzamos con un delicioso pie de tomate de árbol que le garantizo dejará de una pieza a todo el que lo pruebe.
Esta receta está inspirada en un postre de Nueva Zelanda, país donde recibe el nombre de tamarillo. En ese país, a diferencia de estas latitudes, se aprovecha la fruta muchísimo más en platos que nosotros ni imaginamos. El que inspira esta receta es una torta de vainilla y tomate de árbol. La idea con esta receta es romper el esquema cegato del que hablábamos y mostrar opciones para trabajar con esta fruta que es muy versátil. Para el crust del pie de tomate de árbol usé la receta de mantequilla congelada en el asistente de cocina. Esta manera de hacer el crust nunca me deja mal y garantiza un crust que se deshaga al entrar a la boca. Recuerde que la masa del pie debe ser un poco gruesa para poder disfrutar toda esa maravillosa textura crujiente que le da los trozos de mantequilla a la masa.
Usamos una mezcla de azúcar morena y papelón. Ambos en su justa medida. Esto hace que la dulzura del pie de tomate de árbol no sea muy acentuada y además sea de una naturaleza interesante a ese paladar acostumbrado solo al azúcar refinada.
Por la tarde, tomando una taza de café, es la oportunidad ideal para comer este pie. Por supuesto siempre en compañía de amigos o gente querida para hacer que todo el esfuerzo realizado en este pie termine siendo catalizador de cosas lindas. Como postre de platos fuertes al estilo de la Moussaka, también es un uso ideal de este pie.

—————–
RECETA DE
Pie de tomate de árbol
—————–

 

INGREDIENTES

Para el crust del pie
1 y ¼ taza de harina cernida
1 cucharada de azúcar
½ cucharadita de sal (o más si como a mí le gusta saladito)
½ taza de mantequilla picada en cubitos y congelada
½ taza de agua bien helada (tal vez necesite más)

Para el relleno
750g de tomate de árbol pelado
60g de azúcar morena
60g de panela rallada
Ralladura de un limón
1 huevo batido
Jugo de 1 limón
1 cucharadita de vainilla

PREPARACIÓN

  1. Mezcle la harina, el azúcar y la sal en el asistente de cocina (pulse unas tres veces). Añada los trozos de mantequilla y pulse varias veces hasta que se vayan formando peloticas de mantequilla del tamaño de un guisante. Vaya agregando el agua fría hasta que al tomar la masa con la mano, vea que ya se puede formar una masa con ella.
  2. Haga una bola, cubra con papel plástico y refrigere inmediatamente por una hora.
  3. Con las manos triture sin mucha fuerza el tomate de árbol sobre un colador para sacarle un poco del jugo. La idea es tener una pulpa no tan húmeda para que luego cuaje la mezcla en el horno. Debería quedar aproximadamente ½ taza de jugo. En un recipiente mezcle todos los ingredientes del relleno. Reserve.
  4. Usando un rodillo y harina, extienda la masa hasta que pueda cubrir un molde de pie de 9 pulgadas. Cubra con aluminio la masa, llene con frijoles negros (para evitar que el pie crezca) y hornee por unos 10 minutos a 210 grados centígrados.
  5. Vierta la mezcla de pie en el crust que pasó 10 minutos en el horno y regrese al horno por una hora a 180 grados centígrados.

¿Desea suscribirse a nuestro boletín?

¿Desea además recibir información sobre eventos que hagamos en Cuenca (Ecuador)?

A %d blogueros les gusta esto: