Huevos pochados en salsa de tomate

Huevos pochados en salsa de tomate

Los huevos son uno de los alimentos más maravillosos que nos da la naturaleza. Alto en todo lo bueno y bajo en todo lo malo, es el perfecto alimento. Si a eso agregamos su delicioso sabor y que además como espesante o aglutinante es un ingrediente esencial en la pastelería y panadería, entonces nadie puede negar que el huevo no puede faltar en ninguna cocina.
Tal vez el momento en el que se come más huevo sea en la mañana con el desayuno. Por lo menos en mi casa. César va todos los días al gimnasio y por eso necesita comer mucha proteína, por lo que todas las mañanas se come entre 6 y 9 huevos. Esto me ha obligado a inventar y probar las mil y una maneras de cocinar el huevo como por ejemplo tortillas, muffins, quiches, fritos, revueltos, cocidos en agua y muchos más. Uno de los favoritos de casa son los huevos pochados en salsa de tomate, pues ofrecen una comida alta en proteína y vegetales con la contextura correcta para darnos sustancia alimenticia.
Según el Larousse Gastronomique, pochar es “cocer alimentos en un líquido más o menos abundante, manteniendo una ebullición muy ligera e incipiente”. Esto hace que los alimentos conserven su sabor y propiedades alimenticias, además de ahorrarnos el uso de demasiado aceite en las frituras de, por ejemplo, el pescado o el huevo.
Otro de los atributos de este plato es su bajísimo contenido calórico, pues un plato con 4 huevos pochados en salsa de tomate tiene unas 350 calorías y nos deja listos para afrontar un día de trabajo. Así que anímese y haga estos huevos. Atrévase además a envenenar la salsa de tomate a su gusto hasta que este huevo pochado sea suyo.

 

——————-
Receta de
HUEVOS POCHADOS EN
SALSA DE TOMATE
——————-

 

INGREDIENTES
2 ajos
1 lata pequeña de tomate pelado
3 huevos
Sal
Aceite de oliva para el sofrito

 

PREPARACIÓN

  1. Pique en cuatro el ajo y sofríalo en una sartén grande en aceite de oliva a fuego bajo. Cuando empiece a ponerse negro, remuévalo y vierta el tomate previamente triturado con las manos. Mezcle bien y deje a fuego bajo (que solo burbujee un poco) por unos 7 minutos destapado y removiendo cada cierto tiempo.
  2. Rompa y agregue al sofrito los tres huevos cuidando que queden placenteros a la vista. Tape la sartén y deje cocinar hasta que la clara se haya cocinado, pero la yema quede aún líquida.
  3. Antes de servir puede espolvorear con queso y pimienta o cebollín picado finamente o cualquier cosa que le guste y potencie los sabores ya presentes. Que no falte el picante.

¿Desea suscribirse a nuestro boletín?

¿Desea además recibir información sobre eventos que hagamos en Cuenca (Ecuador)?

%d bloggers like this: