• Lasagna de asado negro

Pasticho/Lasagna de Asado Negro

  • Lasagna de asado negro

Pasticho/Lasagna de Asado Negro

Para quien sigue mi blog, el hecho de que la pasta (en especial la lasagna) es uno de mis platos favoritos ya es harto conocido. Las razones son múltiples, pero nada sorprendentes. La pasta es uno de los platos más populares del mundo, entre otras cosas porque es muy sencilla de cocinar y además porque la variedad de saldas con las que se le puede acompañar hacen de esta uno de los platos más versátiles de la cocina mundial.
No existe ser humano en el mundo que nunca haya probado la pasta y además esta forma parte de la cocina oriental y de otras países, por lo que además de o que ya hemos mencionado podemos agregar que la versatilidad de las salsas se une a la variedad de estilos nacionales de cocinarla.
Pero la variedad no solo se limita a lo que acompaña la pasta o a la nacionalidad de la misma, sino que en el caso de la pasta italiana también podemos mencionar que la masa con la que se hace esta puede variar mucho así como las formas en las que esta se hace. La primera distinción que se hace es entre pasta larga y pasta corta. Una vez hecha esta distinción hay a su vez decenas de tipo de pasta larga y de pasta corta.
Sin duda el rey de la pasta es el espagueti, que es una pasta larga de grueso medio. Mi pasta larga favorita, en cambio, es el bucatini que apenas probé por primera vez en mi último viaje a Italia. Es una pasta larga mucho más gruesa, por lo que tiene más sustancia. De la pasta corta el rey es el macarrón.  

Hay un tipo de pasta que no es ni larga ni corta, que es la lasagna. Este es un estilo de pasta pensado para hacer lo que en cocina llamamos un napoleón (cualquier tipo de comida en la que hacemos capas de distintas cosas). La receta original se compone de capas de bechamel, pasta y carne molida con tomate acompañado de queso parmesano.
Pero la lasagna no solo puede comerse con carne molida, sino que es una preparación ideal para agregarle preparaciones de la zona donde usted viva y así crear una receta que no solo deleitará a los comensales, sino que además les sorprenderá que esta preparación italiana sirva para experimentar con las cocinas nacionales. En este caso hago una lasagna (llamada en Venezuela pasticho) con uno de los platos más tradicionales de la región central venezolana que es el asado negro.
Cuando haga el asado negro para luego realizar otras preparaciones, siempre recuerde que debe agregar por lo menos un 50% más de todos los ingredientes de la salsa de tal manera que esta sea lo suficientemente abundante como para que la carne no esté seca. Otra recomendación es que si hace falta cortar finamente la carne, nunca lo haga en un procesador de alimentos, pues esto le quitará esa increíble textura que caracteriza a este plato. Lo que debe hacer siempre es cortarla en una brunoise muy pequeña y luego dejarla remojando en la carne por lo menos una hora. De esta manera, cada pedazo se impregnará de la salsa lo suficiente como para regalarle su sabor.

—–
Receta de
PASTICHO/LASAGNA DE ASADO NEGRO
—–

INGREDIENTES
600g de asado negro ya preparado con mucha salsa
6 láminas de lasagna/pasticho de las que no requieren cocción previa
1 cebolla grande cortada en brunoise
1 pimentón verde pequeño cortado en brunoise
1 cabeza de ajo grande machacada
4 tomates muy rojos y maduros
4 cucharadas rasas de harina
2 cucharadas de mantequilla
2 tazas de leche tibia
250g de queso parmesano rallado
nuez moscada
sal
pimienta

 

PREPARACIÓN

  1. Pique la carne del asado negro en una brunoise lo más pequeño que pueda y déjelo remojando en su salsa por lo menos una hora. La idea es que la carne se impregne de la salsa. Reserve.
  2. Sofría a fuego bajo en la mantequilla la cebolla, el pimentón y el ajo (unos 6 minutos)
  3. Agregue la harina y con un batidor de mano deje que se cocine esta hasta que empiece a ponerse marrón.
  4. Agregue la mitad de la leche tibia y con el batidor de mano mezcle bien hasta tener una mezcla homogénea. Siga cocinando sin dejar de mover hasta que le bechamel esté espesa. Agregue el resto de la leche y repita el proceso. Debe quedar una bechamel no muy espesa, pues luego en el horno se secará más. Reserve.
  5. En una licuadora, licúe los tomates picados en cubos con ¼ de cucharada de agua y sal y pimienta al gusto.
  6. En una olla con aceite de oliva sofría un ajo picado en láminas hasta que empiece a cambiar de color. Remueva el ajo de la olla y agregue la mezcla licuada del tomate y agregue sal y pimienta. Cocine a fuego medio hasta que el tomate esté cocinado y tenga textura de salsa de tomate. Puede agregarle albahaca, orégano o lo que desee para darle más sabor a la salsa. Reserve.
  7. En una bandeja pastichera de aproximadamente 20cmx20cm coloque una capa de bechamel, una capa de pasta, una capa de carne, una capa de salsa de tomate y una capa de bechamel. Repita el proceso y al final, sobre la última capa de pasta, coloque una capa gruesa de bechamel sobre la cual a su vez agregará el queso parmesano.
  8. En un horno precalentado a 180 grados centígrados cocine la lasagna por 40 minutos. Saque del horno y deje reposar unos 15 minutos. Puede servirla sola o con ensalada verde.
You might also like

¿Desea suscribirse a nuestro boletín?

¿Desea además recibir información sobre eventos que hagamos en Cuenca (Ecuador)?

A %d blogueros les gusta esto: